Las gafas de Realidad Virtual ¿producen mareos?

A medida que la tecnología se vuelve más común y forma cada día más parte de nuestras vidas, los usuarios tendrán que adaptarse a las nuevas sensaciones que estas nos brindan.

La condición se conoce como “Enfermedad de Realidad Virtual o Enfermedad de simulador”, y ha sido reconocido durante décadas, comenzando con los pilotos en simuladores de vuelo. Pero los nuevos dispositivos de Realidad Virtual están llevando esta condición a los hogares a un ritmo cada vez mayor.

Un estudio incluyo a 18 hombres y 18 mujeres que probaron dos tipos diferentes de juegos de movimiento usando gafas, y se encontró que más de la mitad de ellos experimentaron mareos por movimiento. Del grupo que sintió nauseas, el 78% eran mujeres.

Nuestros cerebros usan muchas formas diferentes de determinar la posición de nuestro cuerpo en el espacio y de qué manera nos estamos moviendo. Por supuesto, los ojos son nuestras ventanas más grandes al mundo, pero también hay sensores de movimiento en nuestros oídos y receptores alrededor de nuestro cuerpo que sienten presión desde el suelo en nuestros pies, o de una almohada en la cabeza, por ejemplo. Por lo general, todas estas entradas al cerebro coinciden entre sí para informar si estamos sentados, de pie, caminando, corriendo o cayendo.

La enfermedad de movimiento surge cuando hay un conflicto entre lo que los ojos ven y lo que el cuerpo siente. El clásico caso de estar dentro de un barco en un mar ondulado. Tus ojos no ven el movimiento dentro de una habitación sin ventanas, y porque te mueves con ella, pero tu cuerpo siente el balanceo de las olas. Lo mismo sucede si se trata de leer un libro sobre un auto que está en movimiento.

En el espacio, los astronautas experimentan la sensación de caerse (que en realidad es la ingravidez), pero están en lo que parece ser un barco estacionario. Sus cerebros se confunden aún más por una pérdida de arriba y abajo, que desaparecen por completo estando en órbita. Los programas espaciales se han enfrentado a esto desde sus inicios aproximadamente con la mitad de los astronautas que informan de algunas nauseas o molestias durante el primer día en el espacio. Lo extraño es que las personas que no tienen estos problemas en tierra no siempre son las mejores en soportar esto en el espacio. Predecir quien se enfermara es difícil, por lo que todo el mundo toma la medicación de antemano para estar seguros. Es por eso que las caminatas espaciales nunca se hacen en el primer día de un vuelo espacial, porque nadie quiere vomitar mientras llevan puesto un casco y un traje espacial.

Resulta que algunos venenos afectan nuestros órganos de equilibrio también. Esta es la razón por la que el alcohol (que esencialmente es un veneno), produce que un borracho pierda el equilibrio. Y, como el borracho, si hay mucho veneno, el cuerpo tratara de deshacerse de él vaciando el estomago, haciendo que la embriaguez y el mareo sea una experiencia desagradable.

Las gafas de Realidad Virtual producen potentes señales de movimiento a los ojos, pero el cuerpo no experimenta el efecto, creando el conflicto y la incomodidad. El por qué las mujeres resultaron más susceptibles que los hombres en este pequeño estudio, no se entiende bien, porque el mareo es más complicado que solo un conflicto entre los ojos y el cuerpo.

Otra parte del estudio fue probar el balanceo corporal mientras los participantes estaban de pie. Esa es la serie de pequeños movimientos que todos hacemos mientras estamos parados para mantener nuestro equilibrio.

Las personas tienen diferentes tamaños, y las mujeres tienden a tener pies más pequeños y son generalmente más bajas que los hombres, por lo que en algunas personas influye más que en otras, y esto podría estar relacionado.

Mientras que el mareo por movimiento puede ser muy incomodo, con el tiempo, el cuerpo se adapta. Los astronautas consiguen superar la enfermedad después de tres días en el espacio, y los marineros consiguen esto después de algo más de tiempo en el agua.

Tal vez, las gafas de Realidad Virtual deberían traer una advertencia para el mareo por movimiento, y recomendar tomar un descanso cada 15 minutos para permitir que el cuerpo se adapte. De lo contrario, el mundo de la realidad virtual podría volverse más real de lo que ya intenta ser.