Más Facebook = Menos salud mental y física

Un estudio publicado recientemente en la revista "American Journal of Epidemiology" y que fue realizado por la profesora asistente de Salud Pública, de la Universidad de California (San Diego), Holly Shakya y por Nicholas Christakis, quien se desempeña como director del Laboratorio de la Naturaleza Humana de la Universidad de Yale, concluye que: “cuanto más uso le de una persona a Facebook, mayores posibilidades existen de que su salud mental y física, como la satisfacción con su propia vida, empeoren”.

Esta conclusión la obtuvieron luego de efectuarle un seguimiento a 5.208 adultos, durante el período de dos años (entre el 2013 y 2015). En estos años evaluaron las actividades y los comportamientos que tenían en la red social, referidos a la cantidad de likes o emociones que manifestaban en la plataforma versus la frecuencia con la que visitaban a sus amigos y conocidos en la vida cotidiana. Luego, cotejaron los resultados con la salud mental y el peso corporal que presentaban cada uno de ellos.

Cuanto más uso le de una persona a Facebook, mayores posibilidades existen de que su salud mental y física, como la satisfacción con su propia vida, empeoren.

Al hacerlo, encontraron que existe un comportamiento estrecho entre utilizar Facebook y el estado psicofísico del individuo monitoreado. Por ejemplo, a los individuos que presentaban niveles superiores al promedio tolerado de “Me gusta”, se le incrementaba de un 5 a un 8% la probabilidad de experimentar problemas mentales o físicos en el futuro. Por el contrario, los individuos que tenían una vida social más activa, lo que significa mayor contacto con el mundo real, presentaron una menor cantidad de síntomas negativos.

Según los investigadores, lo peligroso de utilizar mucho la red es que en general la gente cree que está realizado conexiones e interactuando con otras personas de manera significativa, pero el contacto virtual jamás podrá reemplazar al real, que es el que realmente aporta una vida sana.

Estos resultados concuerdan con otras investigaciones que revelan que utilizar redes sociales genera ansiedad, inadecuación, aislamiento, baja autoestima, celos y comparación social, lo que deriva a ciertos síntomas de depresión.

Otros resultados, de un estudio realizado en Alemania, manifiestan que el sentimiento más común que se encuentra en los usuarios de Facebook es el de la envidia, al ver a otros progresar en su vida sentimental y/o profesional, por ver la cantidad de likes o comentarios recibidos, los saludos por cumpleaños, entre otros aspectos.

Vale aclarar que, de acuerdo a otros investigadores y profesores de estas prestigiosas universidades, el cómo afecta el uso de las redes sociales al individuo se encuentra íntimamente relacionado al tipo de personalidad que tiene.

Los consejos que se dan para evitar estas sensaciones negativas son, por ejemplo, no tener muchos contactos en las redes, seleccionar cuidadosamente las páginas que se siguen y utilizar las redes de manera controlada, es decir, midiendo el tiempo que se permanece en ellas. Al fin y al cabo, como concluyó Christakis: “Lo que la gente necesita realmente son amistades e interacciones reales, las cara a cara”.