Publicidad en Facebook para las pequeñas empresas

La publicidad ha sido, desde tiempos remotos, la manera más efectiva que los vendedores de productos y servicios han encontrado para mejorar sus ingresos. Tiempo atrás, y todavía vigente, fueron los diarios los que llevaban las voz cantante en este sentido. Le siguió la televisión y, con la irrupción de internet muchos se trasladaron a ese soporte.

Si bien aún existe cierto desconocimiento en el impacto real que trae difundir a través de los sitios web, los números son claros. La red social Facebook tiene alrededor de 1400 millones de usuarios que ingresan con mucha periodicidad (más de la mitad de los usuarios lo hacen a diario) para consultar sobre sus seguidores, informarse y que además lo usan como una fuente de consumo.

En las últimas elecciones de Estados Unidos, muchos informes y análisis de especialistas concluyeron en que la campaña política de Donald Trump había sido tan efectiva por el uso de las redes sociales entre la que se destacaba Facebook. Esta mención, como un recorte de la realidad, acerca a las personas sobre la influencia que manejan estos sitios.

En definitiva, es acertado decir que la red social de Zucherberg resulta una herramienta muy útil para aquellos comerciantes con bajo presupuesto que deseen aumentar sus ventas o simplemente visibilizar sus productos.  

Sobre la forma de hacerlo, los especialistas, sostienen que lo más atinado es hacer una planificación de lo que se quiere hacer, de a qué público se quiere alcanzar y cómo hacer, en lo que a contenidos se refiere, una comunicación efectiva y de calidad.

Para eso hay algunos puntos que deben ser tenidos en cuenta.  Los mensajes deben ser claros, concisos y atrayentes. No hay demasiado espacio por lo que es preciso destacar las diferencias que se tienen con la competencia o generar links de acceso que inviten a participar de la publicidad. La imagen es otra parte importante. A través de videos o fotos correctas se alcanza la empatía con el potencial cliente. Es preciso que estos elementos multimedia sean de alta resolución, eso genere un buen impacto.  

El trabajo requerirá de una inversión que va a depender del bolsillo de quien los contrate. Para ello se recomienda no escatimar en gastos y poner la puja más alta para que los anuncios aparezcan antes que otros. Acá Facebook ofrece dos formas genéricas de pago que dependerán del objetivo marcado para la campaña. A uno se lo denomina CPC que equivale al costo que se pagará por cada click que se haga sobre el anuncio. El otro es el CPM. Aquí se paga un valor por cada mil visitas que le servirá al anunciante para medir  la visibilidad de tu producto que difiere de la primera forma que es una alternativa para llevar tráfico a otros sitios relacionados.

Por último, es requisito fundamental poder medir cada uno de los datos que ofrece la red social. Entre ellos se incluye la opción de cuántos me gusta ha recibido y cuantas visitas o reproducciones (en el caso de los videos) ha tenido. Poder medir dará conocimiento de cuál es la efectividad que está teniendo el post y además permitirá realizar acciones correctivas.