"El Pulso", un film que te hará desear apagar el celular

Ya sabemos que la hiperconectividad de la sociedad actual, puede servir para obrar el bien común, pero también conlleva a la “zombificación”, es decir, a la despersonalización de los individuos.

La novela original “Cell”, del maestro del terror Stephen King, fue best seller en el año 2006 y cuenta con una nueva adaptación en este film que pone de manifiesto una problemática tecnofóbica: las comunicaciones y una extraña enfermedad.

El largometraje tiene de protagonistas a John Cusack y Samuel L. Jackson. Por otra parte, la dirección es de Tod Williams (Actividad Paranormal 2) y el guión es del propio novelista Stephen King.

La película cuenta con un comienzo potente, Clay Riddell (John Cusack) telefonea a su ex esposa desde el aeropuerto de Boston para comentarle una buena noticia, pero cuando ella intenta responder, la llamada se corta.

Un misterioso pulso comienza a transmitirse a través de la red de celulares, convirtiendo a todos los que lo están utilizando en seres con comportamientos homicidas, lo que genera una especie de apocalipsis, fenómeno que le da origen al nombre de la película.

El director del film opinó: “Existen cerca de 6 billones de personas que utilizan la telefonía móvil en todo el mundo, lo que equivale al 80% de la población global. La relación que hemos establecido con estos dispositivos es asombrosamente intimidante, nos han cambiado el modo de comprender el espacio, el tiempo, la comunidad e incluso la propia existencia. Básicamente, nos cambió por completo. Los resultados positivos de esta transformación humana son celebrados y ofrecidos en locales comerciales, plagados de éxtasis por el consumo de lo nuevo y la extravagancia, a los que se le suma una idea que en principio resulta atractiva: el concepto de conexión permanente y universal".

Sin lugar a dudas, hacer una película de cómo una epidemia se difunde a través de los móviles en estos tiempos en donde nuestras vidas son tan dependientes de ellos, es por demás brillante, además de terrorífica.

Por otra parte manifestó: "El film trata justamente sobre la aniquilación del individuo, de la destrucción del ser humano en la Tierra y dentro de sí mismo. Comencé a tener más noción de la oscuridad y el riesgo de muerte que provocan estas «glorias»" cuando King se percató ya en el 2006, de esta invasión global, que se transformó en un cataclismo”.

Fuente imagen: condimentos de un sueño