El proyecto del auto de Google viene con bajas

Se trata del jefe del proyecto y de dos ingenieros más que se irán a otros proyectos. Las renuncias en la empresa se vienen dando desde ya hace varios meses lo que hace sospechar del rumbo que tomarán algunos de sus proyectos. Al lider le siguieron dos ingenieros más. Al parecer, los motivos por los que Urmson dejó las filas de este novedoso emprendimiento estarían relacionado al mal clima que allí se habría generado por diferencias de criterios. El hombre del conflicto sería, según informó el New York Times, John Krafcik, con el que había discrepancias en cuanto a la dirección que estaba tomando la investigación del auto inteligente de Google.

Este sector de la empresa viene desde hace algún tiempo con problemas de recursos humanos. En mayo de este año sufrió la baja de varios técnicos de antaño quienes decidieron ir por otro plan de similares características llamado Otto. Además, otra pérdida importante fue la de la jefa de otra área, Regina Dugan, quien los cambió por Facebook. Otro hecho noticioso y de las mismas características fue la partida de Anthony Levandowsky, quien se fue para embarcarse en un ambicioso desarrollo de tractores autónomos.

Esas fueron algunas renuncias que sufrió la firma. Aunque estas situaciones son habituales en muchos ámbitos laborales,  algunos mal intencionados se preguntan si el proyecto continuará realmente.  

Algunos detalles sobre el auto de Google

El ex líder del trabajo del auto que estudia como alcanzar la autonomía del hombre al volante, dijo en su anunció de renuncia que el vehículo ya había recorrido 1,8 millones de millas desde que el plan arrancó. Los caminos se han hecho más por autopistas que por calles de ciudad lo cual resulta más fácil para llevar adelante las pruebas.

El 24 Lexus RX450h está equipado con sensores. Se trabaja sobre el mejoramiento de un software que tiene la finalidad de detectar objetos tales como  peatones, autobuses y hasta un agente de tránsito haciendo alguna señal. La ventaja de este tipo de herramientas es que aquí no pueden cometerse errores humanos tales como la distracción, de hecho aseguran que dentro del extenso recorrido que ha hecho el auto no hubo accidentes de envergadura.

La lógica de estos sistemas se basa en las probabilidades puestas por los desarrolladores de las distintas situaciones que pueden suceder en la calle. Desde ahí es que el software dará determinadas respuestas ante ciertos estímulos ya conocidos.  

Fuente de imagen: Bal