Apple y una patente que va a generar controversia

Habiendo presentado el pedido para la patente en el 2009, Apple ya había levantado sospechas de algunos grupos que, si bien al principio sonaban como simples teorías conspirativas, tuvieron el peso suficiente para que buscaran otros posibles usos a esta tecnología.

Segun Apple, la principal utilidad de estos sensores infrarrojos sería colocarlos en parque o museos, alrededor de objetos de interés, y así cuando un usuario apunta su camara a dicho objeto, el sensor transmitiría datos de relevancia histórica o estadísticos del objeto en cuestion. 

Pero el otro uso con el cual Apple presentó la petición de patente, traía consigo una utilidad que varios podrían considerar peligorsa. Por medio de los mismos sensores infrarrojos colocados a lo largo y ancho de un escenario por ejemplo, podría enviarse señal a los dispositivos para apagar algunas de sus funciones, principalmente cámaras y micrófonos. En pos de la lucha contra la piratería, se alegaba que dicha función sería bienvenida... pero no fue tan así

Diferentes focos de activistas "pro libertad tecnológica" levantaron quejas alegando que dichas funciones rozaban los límites de la censura y hasta que podría ser utilizado para mermar el uso de las cámaras en situaciones en las que registrar algunos hechos podrían salvar vidas o servir como evidencia para casos criminales, abuso de autoridad, etc. 

También existe el hecho de que la gente no recibiría para nada bien que una parte tan escencial de su nueva vida en conectividad se vea coharteada tan abrupta y arbitrariamente.

A esto se suma la aparente facilidad de "hackear" señales de datos transmitidas via infrarrojo. Peter Tran, Manager de Seguridad Cibernetica de RSA dice:

"Por canales infrarrojos se puede enviar fácilmente la señal de apagar un teléfono, pero así también se pueden enviar otros sets de intrucciones que pueden comprometer otras funcionalidades del mismo. El infrarrojo es una puerta de muy fácil acceso para que los hackers accedan a un teléfono. Si Apple decide seguir este camino, va a tener que re-pensar toda su infraestructura de seguridad de sus dispositivos de punta a punta."

 

 

Por otro lado, a Apple siempre le ha molestado que sus dispositivos se utilicen para grabar recitales de forma ilegal y también han recibido sus demandas al respecto, y ese se supone el motivo primordial de la búsqueda de una tecnología como esta. 

Hay aplicaciones ya probándose que también interfieren con las funcionalidades en pos de fines loables, como el de disfrutar en vivo de los espectáculos artísticos y no a través de la cámara. Las diferencias son sutiles. 

Con esta patente ya en su poder, será cuestión de ver que pesa más en la balanza de Apple y estar atentos a la dirección que decidan tomar.