¡Los drones son furor!

Un dron es un vehículo aéreo no tripulado (VANT, por sus siglas en español). Básicamente es un helicóptero de aeromodelismo, un poco más sofisticado, con sensores y cámaras manejado por un control remoto a distancia. Puede ser usado para gran cantidad de actividades, que van desde el entretenimiento hasta en una situación de emergencia e incluso en eventos.

Como la mayoría de los avances científicos requiere de una gran inversión  inicial.  Sus comienzos y posterior desarrollo estuvieron directamente ligados al uso militar. La realidad es que fue a finales del siglo XX cuando esta tecnología alcanzó su máximo desarrollo y pudo acercarse a la práctica cotidiana.

Según la Fuerza Aérea Argentina (FAA), ya hay más de 325.000 mil, en ese país que han registrado sus drones con la administración de Estados Unidos superando a los 320.000 aviones registrados. Lógicamente el precio entre uno y otro no tiene comparación, como tampoco el conocimiento que requiere pilotear cada uno de ellos.

Uno de los tantos usos que se le puede dar a estas magnificas aeronaves radio controladas, es como delivery. En 2014, una pizzería en Rusia llamada Dodo Pizza de la ciudad de Syktyvkar, tuvo la idea de comenzar a usarlos para repartos. Así los clientes podían recibir su pedido desde el cielo. Este tipo de entregas a domicilio solo son posibles en espacios abiertos por el momento, pero la pizzería rusa espera hacerlo también en playas y espacios universitarios donde la demanda de clientes que buscan comida rápida, aumenta.

Por último, en caso de desastres naturales los drones han sido utilizados para transportar elementos útiles a los afectados. Al poder recorrer grandes distancias en poco tiempo también se vuelven  aptos para hacer evaluaciones sobre la situación del lugar y las necesidades de las personas.