Hijos online: ¿Cómo funcionan las herramientas de control parental?

Los niños y adolescentes de esta era están expuestos a peligros varios. Entre ellos, la exposición a la que están sujetos en la red. Ante la demanda, por ahora lo más efectivo son los programas de control parental. Hay diversidad de formas de accionar los programas en la computadora que utilizan los niños.

Un detalle a tener en cuenta es el hecho, no menor, de que no alcanza con bloquear contenidos no aptos sino que también es importante poder saber qué hacen nuestros niños en internet para poder evitar ataques de pedófilos o, simplemente, lo que recientemente se ha conocido como cyberataque.

En general, los programas de control parental funcionan como un antivirus o como funciones de este. Tienen funciones como "controlar", "bloquear" y "registrar" los usos que los niños hacen en la red. En el caso del bloqueo existe la opción más elemental que permite filtrar listas de URLs. Otra es el filtrado por palabras. El riego que se corre aquí si se filtra por palabras, es que si una de ellas es seleccionada como “mala” y se encuentra en un contexto “bueno” puede perjudicar el normal funcionamiento. Una opción más efectiva es la que permite elegir temáticas que puedan resultar inadecuadas para sus hijos.

Para las redes sociales, o para cualquier espacio de intercambio en línea, existen muchos controles parentales que permiten desde simplemente bloquear el acceso a sesiones de chat, correo, Facebook, Twitter y otros métodos de comunicación; hasta registrar toda la actividad en dichas redes o herramientas para entregársela a los padres de manera periódica. Los más avanzados permiten, incluso, registrar amigos, fotografías y datos en torno a los círculos en los que se mueve el menor online.

Además, los programas permiten seleccionar qué programas pueden ser ejecutados en lo equipos con protección. A esto se le suma el control del tiempo en que los menores permanecen frente a la computadora. La salvedad que hay que hacer en referencia al control parental es que no dejan de ser programas que no pueden abarcar a discos externos como es el caso de activar aplicaciones por DVD, CD, o USB. Para que esto no suceda hay que programar el arranque desde el disco duro y aplicar una contraseña al BIOS.

 Por último, hay dos clases de software de control parental: el del equipo y el de la nube. El primero se instala en la PC y los controles se hacen desde esa máquina. En el caso de la nube, el servicio se carga localmente y, todos los ajustes, informes y control, se realizan desde la web del desarrollador empleando cualquier equipo con conexión a Internet. Este formato es el más efectivo para los padres de esta época.