Slack es la herramienta para trabajar en equipo que se impone

La multiplicidad de servicios tecnológicos ofrecidos -que están al alcance de la mano- y los requerimientos permanentes para incrementar la eficiencia y la producción en el trabajo han hecho que Slack se convierta en un éxito viralizado en tiempo record.   

Canales transparentes para la comunicación en equipo, sincronización total, la posibilidad de que la aplicación soporte todo tipo de archivos, el hecho que servicios como Google Drive, Dropbox o Box se puedan vincular con solo pegar un enlace, resuelven el problema de descoordinación en  las organizaciones aportando al trabajo en equipo eficacia.  

Organizar, ordenar, sistematizar y gestionar un trabajo resulta simple con esta herramienta que agrupa a las demás.

No hay necesidad de entrar y salir de aplicaciones. Todas las novedades y notificaciones se presentan en un solo lugar. Todo indexado y accesible.

Se puede trabajar en todo tipo de proyectos, formando grupos y subgrupos para socializar lo construido. No obstante también permite mensajes personales y privados.

Los archivos de trabajo se clasifican a la derecha de la pantalla, solo hace falta arrastrar con el mouse para compartir imágenes, documentos de texto, planillas de cálculos, etc.

Cuenta, además, con un poderoso buscador de contenido dentro de archivos PDF, Word, Google Docs, etc.

Tiene aplicaciones nativas para móviles con iOS y Android, totalmente sincronizadas con el resto de los dispositivos.

No hay un tiempo límite para su uso ni para la cantidad de cuentas por equipo.

Las empresas más grandes del mundo ya están usando este servicio con enormes ventajas comparativas, superan los 30.000 los equipos que han incorporado Slack como plataforma para organizar sus proyectos. Este vertiginoso ascenso convierte a Slack en el desarrollo de software que más rápido ha crecido en la historia.

No es extraño que sea tan grande el crecimiento logrado en tan poco tiempo con inversores como Kleiner Perkins, Horowitz y Google Ventures.

Habrá que ver si se sostiene y sigue siendo elegido por las distintas compañías en sus dinámicas de trabajo grupal.

Concentrar lo mejor de los otros, proponer una forma simple para gestionar todas las opciones posibles del mercado y hacerlo buscando un objetivo productivo ha sido la fórmula. No hizo falta inventar la pólvora.  

Gratis, y sin complejidad alguna para su uso, solo nos deja opción para probarlo. Vale la pena intentar desenredar el caos de trabajar con todos los servicios de chats y mails existentes.